lunes, 19 de marzo de 2018

¡DECIR CRISIS HUMANITARIA ES UNA IMPROPIEDAD!


Por: Marcos David Figueroa

     Como es sabido, los medios de comunicación social ejercen un enorme poder inductivo, lo cual implica que todo lo que en ellos se diga o se escriba, mal o bien, tiende a arraigarse en vocabulario de los usuarios. Es por eso que esa bondad no debe usarse de manera muy libérrima, pues pudiera ser igualmente provechosa que dañina. A ello se aúna el prestigio del aún gozan los medios de difusión, lo cual hace que muchas personas piensen y digan  que, si lo publican los medios, es porque es correcto. Por descuido y en el peor de los casos, por desconocimiento, muchas palabras y expresiones se han convertido en vicios casi indesarraigables, pese a las campañas que han emprendido personas e instituciones en favor de corregir las impropiedades.

     En Venezuela se ha vuelto una suerte de comodín la palabra aperturar, usada en sustitución del verbo abrir. En las instituciones bancarias los empleados, como si la mencionada palabra fuese una creación lingüística de la que pudieran  sentirse orgullosos, pareciera que les molestara cuando alguien dice: “Vengo a  abrir una cuenta”. Con cierta dosis de arrogancia le advierten que “no es abrir sino aperturar”, lo cual no es cierto, pues con aperturar no se dice nada diferente de lo que se pueda expresar con el verbo decir, que es el  adecuado, legítimo. En este país también se ha puesto de moda la frase crisis humanitaria, y es de lo que hoy voy a hablarles, en aras de disipar las dudas.

       Cuando ocurre una catástrofe natural o provocada, las consecuencias por lo general son fatales, hasta convertirse en crisis. Los terremotos más recientes de Haití, Chile y México, han sido devastadores y han ameritado la ayuda internacional. Los noticieros de las grandes cadenas de televisión  y de radio, así como los medios impresos, sin reparar en la imprecisión, hablan de “catástrofes humanitarias”, lo cual no es posible desde el punto de vista semántico. Motivado por la situación que hoy día vive Venezuela, se habla crisis humanitaria, tanto en los medios internos, como en los que desde el exterior reciben reportes de lo que acontece en ese país sudamericano.

     Si bien es cierto que el deterioro del poder adquisitivo del venezolano, la escasez de alimentos, medicamentos y dinero en efectivo han incidido en la disminución de la calidad de vida hasta tornarse en crisis, no es cierto, desde el punto de vista del hecho en sí, que haya crisis humanitaria. Puede que exista caos o crisis en salud, en la alimentación, en el suministro de medicamentos, en seguridad o en cualquier otro sector; pero añadirle el adjetivo humanitario constituye una impropiedad que todo el que se precie de comunicador social debe evitar, en virtud de llamar las cosas por su nombre. Si se revisa el DLE, se encontrará que crisis es: “Cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados”. Es además “situación mala o difícil”.

     Por otro lado, humanitario y su correspondiente femenino, es: “Que mira o se refiere al bien del género humano”; “Benigno, caritativo, benéfico”; “Que tiene como finalidad aliviar los efectos que causan la guerra u otras calamidades en las personas que las padecen”.

     Como habrán podido notar, todas las acepciones son contrarias a crisis, por lo que no podrá hablarse de crisis humanitaria sin que se incurra en impropiedad.

     Hay quienes para justificar el uso de la referida expresión, advierten que se trata de una frase elíptica, equivalente a decir “crisis o situación que amerita la ayuda humanitaria. No me parece que sea una frase elíptica, sino  un vicio de uso extendido, que debería evitarse. Ahora, que Venezuela necesite ayuda humanitaria, eso es otra cosa; pero  eso es un asunto de índole política que no acostumbro ventilar en esta ventana de divulgación periodística.

     En Venezuela hay crisis, y eso nadie lo puede negar; pero humanitaria no es posible desde el punto de vista del hecho en sí. Lo malo de todo eso es que la Onu acuñó la expresión como válida; pero aun con la gran influencia que pueda ejercer ese organismo hemisférico, hablar de crisis humanitaria es simplemente un contrasentido, dígalo quien lo diga.

@nuestroidioma65
nuestroidioma65.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

6° ANIVERSARIO DE FANATIK STEREO 90.1 FM

Hace seis años después de 14 horas de trabajo, con la instalación de la torre y las pruebas correspondientes esos hombres que un día de...