sábado, 22 de diciembre de 2018

"PRESUNTO ENFRENTAMIENTO" EN PERIODISMO DE PERIODISMO DE CALIDAD


En Venezuela las notas de sucesos se caracterizan por la forma eufemística con la que describen los hechos
Por
David Figueroa Díaz
La periodista Kittzy Mujica, con quien tuve el honor de cursar algunos semestres en la siempre recordada Universidad Católica Cecilio Acosta de Maracaibo, recientemente me planteó una interesante inquietud respecto de la palabra presunto, muy frecuente en el diarismo de sucesos. Le di mi opinión con base en la definición que del referido vocablo registra el Diccionario de la Lengua Española (DLE).
Hoy, inspirado por Kittzy, voy hacerla pública, en virtud de que la duda de esta joven y talentosa colega es la misma de muchas personas que tienen la escritura como ocupación habitual. Me agradó saber que la excompañera de estudios desea seguir academizando sus conocimientos, lo cual reafirma que está convencida de que nunca se termina de aprender.
Muchos periodistas de sucesos utilizan la frase “presunto enfrentamiento” como una forma escueta de referirse a hechos cuyo resultado ha sido negativo para los que han actuado en contra de los organismos de seguridad, bien sea policiales o militares. Es frecuente leer u oír que “murieron tres ciudadanos en presunto enfrentamiento con la Policía Estadal”, o que “en presunto enfrentamiento fueron abatidos dos peligros antisociales”.
En los dos ejemplos, muy frecuentes en la mayoría de los medios de comunicación de Venezuela y otros países de América, hay algo que merece ser analizado.
La presunción de inocencia es un principio universal, aplicado para defender a los ciudadanos mientras no hayan sido acusados por las instancias legales respectivas. “Todo ciudadano es inocente mientras no se demuestre lo contrario”, es parte del referido principio; pero cuando hay casos en los que los hechos son evidentes, el uso de presunto es inadecuado. Ahora, determinar quién disparó primero u otras características del asunto, pertenece a las investigaciones que posteriormente hará el organismo encargado, según la legislación en cada caso.
Se entiende que algunos cronistas de sucesos apelan a la presunción para evitarse complicaciones con los organismos judiciales, lo cual es fácilmente entendible, pues afirmar que alguien murió y que luego eso no sea cierto, es algo que le pudiera acarrear consecuencias engorrosas a cualquier ser humano.
Sin embargo, a veces aparecen títulos de informaciones en los que claramente se evidencia una flagrante violación al principio de la inocencia, cuando por ejemplo, algún periodista escribe que “los asaltantes del banco fueron puestos tras las rejas”, cuando solo ha habido una medida privativa de libertad. Pero más incoherente aun es que se diga en el mismo reporte, que los sospechosos del robo a la entidad bancaria serán presentados en audiencia preliminar. Es decir, primero se les acusa de asaltantes y luego se les da el beneficio de la duda.
Todo esto ocurre en primer lugar, como lo dije antes, porque los comunicadores sociales no desean verse involucrados en investigaciones que les podrían causar muchos sinsabores, y en segundo porque quizás desconozcan el alcance del principio universal de la presunción de inocencia. Se abusa del uso del término presunto, y por eso se lo emplea de manera inadecuada.
En Venezuela las notas de sucesos, que por lo general son tomadas de los partes que ofrecen los cuerpos de seguridad del Estado, se caracterizan por la forma eufemística con la que describen los hechos. Por eso es común leer, por ejemplo, que “dos ciudadanos murieron al enfrentar a una comisión policial”. Visto de esa manera, pareciera que los infortunados, al percatarse de la presencia de los uniformados, les sobrevino algo que les quitó la vida en el acto, sin accionar armas. Claro, esto ocurre para evitar el uso de palabras de fuerte carga expresiva; pero también para eludir responsabilidades.
En resumen, si existen las evidencias de los hechos, sobre todo cuando son enfrentamientos entre la policía u otro organismo de seguridad con individuos y hay decesos en la parte civil, desde el punto de vista meramente informativo no es apropiado hablar de presunto, a menos que el redactor sea un periodista despistado, irresponsable y se haya hecho eco de un rumor.
Si se presume de algo, lo mejor es indagar para luego dar una información concreta, como debe hacerlo todo aquel que se precie de comunicador social.
David Figueroa Díaz
http://nuestroidioma65.blogspot.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

USURPACIÓN ILEGITIMA Y QUÓRUM REGLAMENTARIO

Por  David Figueroa Díaz Antes, durante y después del jueves 10 de enero de 2019, los ojos del mundo estuvieron sobre Venezuela, pues ese...