martes, 1 de enero de 2019

LA LEAL FANATICADA TIBURONERA LE TOCA ESPERAR UN AÑO MAS

Se fue el 2018 y no fue muy grato para la fanaticada de los Tiburones de La Guaira, que después de 7 derrotas en fila se auto-crucificó; para convertirse en el equipo del Caribe con el peor récord al llegar a 33 años sin llegar a un título.

Todos añoran el equipo de los 60 con 3 títulos consecutivos en las campañas del 64 al 67; 3 mas en orden del 68 al 71 y por supuesto la que seria su último título en la 85-86; sin embargo se pueden destacar sus 12 finales y 2 sub-campeonato en la Serie del Caribe.

Pero la historia es otra en ésta temporada, que el equipo escualo después de estar la mayor parte de la etapa clasificatoria en el sótano, repuntó y con un plantel bastante modesto, aunque con varios big leaguer; lo que hizo pensar a la plana mayor soñar con una posible clasificación, cuando alcanzaron el cuarto peldaño de la tabla y con posibilidad de llegar a la tercera plaza.

El béisbol venezolano es traicionero, hoy tienes un plantel ganador y mañana una orden de las organizaciones de la gran carpa y comienza la debacle. Miguel Rojas levantó a su equipo con tremenda campaña, no sólo a la defensiva que había un hoyo profundo en el campo corto, que eventualmente Meneses tapó; con su bate trajo para la goma muchas carreras en momentos oportunos; pero la gerencia se durmió en los laureles y no aceleró las negociaciones, pensando que Alcides Escobar se reportaria.

El equipo tuvo la suerte de la fuerza emergente de Edgar Durán un verdadero rastrillo en la esquina caliente, de Anthony Concepción en la pradera derecha, el bate de Asensio, que se enfermó y no fue el mismo; la tremenda participación del Cafecito Martínez que regó batazos por doquier, pero los abrazos de larga distancia no llegaron; su hermano Teodoro no fue el de otrora campaña, sobretodo con los Tigres; en cuanto Héctor Sánchez se espero mucho y después de tener 5 receptores terminó el con toda la carga; Por otro lado la tardía reaparición de Gregor Blanco ya que se había declarado agente libre (fue la razón de su presencia); con un trabajo sin pena, ni glorias.

La incorporación de Alberto González le dio cierta profundidad en el line up; pero al principio mal utilizado por el mánager Guillén; que lo colocó de sexto, cuando la venia descosiendo de segundo en el orden con el Zulia; fue algo improvisado, típico en los dirigentes pero cada quien con su manera de dirigir.

La gerencia en realidad no buscó o se conformó con lo que había y hay que tomar en cuenta que el Zulia, quizás por razones presupuestarias dejó en el mercado a Reinaldo Rodríguez y el Magallanes lo tomó. Traer a Tejeda con la campaña anterior lo entiendo, por el intercambio de palabras subidas de tono con el pelotero; pero a más de la mitad el Caracas consiguió a Félix Pérez, que estaba en la misma situación que Tejeda y fue fundamental en las dos últimas semanas para los Leones.

Una gerencia con tres plazas vacantes para extranjeros y no busques a nadie, es tirar la toalla antes de tiempo; es posible que pensaron que con un cuerpo de lanzadores que no era el mejor y ahi hay que dar crédito a Guillén por utilizar dos abridores por partido y de ahi el repunte de los guaireños y las alegrias en las gradas con su entusiasta fanaticada y la tradicional samba. Pero el bullpen falló estrepitosamente, el mejor récord de hold de Coca, el cerrador Infante no fue el mismo después de la muerte de señor padre y lo peor cuando más se necesitaba un relevista de la categoría del grandeliga Júnior Guerra fue vapuleado.

Así como ocurrió una cantidad de percances para que se diera la eliminación de los Tiburones de La Guaira; se observó en varias situaciones decisiones cruciales que llevaron a perder juegos de manera infantil. Y es que el béisbol castiga, es una regla no escrita; por lo que es pertinente mencionar un momento en especial en el juego de Caracas-La Guaira en el séptimo Alberto González negocia boleto iniciando inning con el juego empatado (2-2) y al bate Meneses, jugando consciente el toque estaba cantado; pero como el lanzador estaba un poco fuera de la zona el conteo se colocó 3-1, se montó el correr y batear; Meneses no bateó un lanzamiento abierto e informaron a Alberto en la intermedia en intento de robo, la cuenta completa y luego el ponche para 2 outs; seguidamente el hit de Concepción (el béisbol castiga)¿lo recuerdan?; mataron lo que pudo ser un inning productivo. En la siguiente entrada el Caracas abrió el partido. Al día siguiente contra Aragua en el octavo perdiendo 2-1 Apodaca recibe boleto sin outs le presidía Alberto González y por muy buen contacto no tocaron pelota y por supuesto traer un corredor emergente, bueno dieron luz verde al bateador y la elevó al centro y Apodaca era retirado en la inicial para el doble play(desperdicio de oportunidad), ese juego se perdió de igual manera.

En otra ocasión cuando las oportunidades se acaban en el último juego ante Los Tigres trajo a Júnior Guerra en el sexto ganando 2-4; dio boleto al primer bateador, permitió 2 hit consecutivos para descontar una carrera con dos corredores en posición anotadora; la confianza para el grandeliga; con la primera desocupada boleto intencional y lo dejó para que le voltearan el marcador, sólo quedaba ganarle a Caribes.

Pueden hacerse sus propias preguntas y conclusiones, muchas son las razones para que eliminaran a los Tiburones de La Guaira y sabemos lo difícil de dirigir acá en Venezuela, pero si no logras conformar un equipo que tenga una buena defensa, hombres de poder o como puedes competir cuando un sólo bateador (Delmon Young 19) dio más jonrones que todo un tu equipo (15); la efectividad por encima de 6.00 puntos es casi imposible que logres pasar a la post temporada. Pero si lograba el milagro la Liga te sancionaria a 4 de tus mejores jugadores, ya que está organización dejó que le socabaran su orden legal y reglamentario; ya que en el altercado antideportivo de Félix Pérez, quien fue expulsado, pero al día siguiente estaba en juego, siendo influyente en la clasificación de los Leones y La Guaira hizo lo propio al esperar para apelar en el límite que le permite la ley.

Les aseguro que la fanaticada tiburonera esperará una vez más que la actual junta directiva, haga su análisis estructural y financiero; que busque las opciones para la próxima temporada con la antelación suficiente para revisar el mercado, algo parecido a lo que se hizo al seguir de cerca las selecciones nacionales como el trabajo en el campeonato mundial sub-23 en Colombia. Así mismo se debe supervisar y scaotear las ligas del caribe, las grandes ligas inclusive las sucursales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

USURPACIÓN ILEGITIMA Y QUÓRUM REGLAMENTARIO

Por  David Figueroa Díaz Antes, durante y después del jueves 10 de enero de 2019, los ojos del mundo estuvieron sobre Venezuela, pues ese...